Marco era un adulto adicto a las apuesta, todos los días al salir de su trabajo se dirigía al casino más cercano y allí apostaba hasta las 3 am sin importar que se fuera con ganancias o pérdidas.

El alma de un apostador

Una noche Marco estaba que ganaba y ganaba y ganaba, a lo que una dama muy hermosa hizo una gran apuesta con la cual solo podía igualarla apostando todo lo que había ganado esa noche y encimándole la casa, él lo aposto todo y el juego inicio, la mujer gana. La mujer ve muy desesperado a Marco y le dice que si quieren duplican la apuesta, pero él le responde que ya no tiene nada más que pueda apostar, y ella le dice que todavía le queda el alma, él le pregunta recibirías mi alma por todo eso en un tono irónico, debido a que el no creía en eso, ella le dice que sí y empieza el juego. Nuevamente la mujer gana y Marco se va a casa muy triste con la noticia que tenía que darle a su familia, pero al llegar nadie lo nota, él les grita y los toca pero no reaccionan a él, se va asustado al casino y ve a la mujer y le dice que me has hecho, y ella le responde tu alma me pertenece y Marco es consumido en llamas.

Más relatos en.- http://leyendadeterror.com/leyendas-cortas/

Daniel